#BOLT33

BMW R100RS

¡Una nueva BMW sale de nuestro taller! ¡Y menuda BMW! Se trata de una BMW R100RS del año 81 a la que pretendíamos dar una segunda vida transformándola en una moto tipo scrambler lista para surcar las carreteras y dejar boquiabiertos a todos aquellos que se crucen con ella.

Si queréis saber más sobre la customización de esta BMW R100RS, lo primero que tenéis que conocer es que el tren delantero es de una Ducati 1198 Panigale. Elegimos este tren delantero porque buscábamos un aspecto algo fiero y para esto no hay nada mejor que una Ducati, especialmente el modelo escogido. Los frenos delanteros son Brembo Monoblock y los discos de freno Trw, los latiguillos Goodbridge, los puños Bitwell y el manillar Renthal. Como viene siendo habitual la parte electrónica (intermitentes, reloj cuenta kilómetros y medidor de revoluciones) son Motogadget.

Para que su orgulloso dueño pueda disfrutar de esta BMW R100RS hasta aburrirse, hemos restaurado su motor por completo y hemos revisado y cambiado toda la parte eléctrica con Motogadget. Al cambiar el basculante trasero por un monobrazo, ha sido necesario cambiar las llantas por unas de BMW 80. Los neumáticos son Michelin. Como veréis en la galera de imágenes, hay fotos con neumáticos de tacos y otros con neumáticos lisos. El dueño de esta BMW R100RS podrá utilizar ambos neumáticos, dependiendo del uso que quiera darle a la moto.

Conseguir un resultado así lleva mucho tiempo. Muchas veces son nuestros mecánicos los que trabajan, diseñan y acoplan algunas partes o piezas. Por ejemplo, el sub chasis de esta BMW R100RS, la caja de la batería y los ejes de las llantas han necesitado pasar muchas horas en las manos de nuestros mecánicos para lucir como lucen.

Aunque la parte mecánica es la que más tiempo lleva, la parte estética es la que más llama la atención. Hemos tratado de resaltar el brillo del metal del depósito de la mejor manera posible para darle un protagonismo extra.  La elección del asiento (de piel negra) es clave para conseguir ese estilo scrambler que estábamos buscando.

Siempre nos encanta el momento de que un proyecto terminado salga de nuestro taller por dos motivos: ver la cara de nuestro cliente al ver su moto terminada y empezar a sentir la ilusión que conlleva empezar un nuevo proyecto. ¿Cuál será el siguiente? Estad muy atentos porque prometemos que os dejará con la boca abierta.