Muchos amantes de nuestro trabajo serían capaces de enumerar las diferencias entre una Cafe Racer, una Bobber o una Scrambler de carrerilla, pero hay otros que aún llevan un cacao con los diferentes estilos de motos customizadas que existen.